lunes, 3 de junio de 2013

Beyoncé, pura inspiración

Beyoncé Knowles ha sabido cómo hacerse un hueco entre los más grandes. No sólo destacando por su figura como artista sino también como persona, que es lo más difícil de conseguir en un panorama musical, artístico o como queramos considerarlo, donde es complicado que la fama no se suba a la cabeza o que el personaje no se superponga a la persona.

El caso es que hace un par de días encontré tiempo para ver "Life is but a dream", un documental autobiográfico que ella misma ha dirigido y producido, gracias al que he descubierto que detrás de su incuestionable valor sobre el escenario también está una mujer que ha sabido mantener los pies en la tierra, ser fiel a sus principios y sobre todo mostrar al mundo su faceta más humana.

Mi primera toma de contacto con esta cantante fue a través del que ha sido uno de sus éxitos más sonados, el ahora mítico "Crazy in love", como supongo que le habrá pasado a muchos. Recuerdo estar en la playa en agosto de 2003 y oír por primera vez esta canción gracias a que una de mis amigas la había grabado en un disco para disfrute de todas las demás, que no dejamos de pasarnos el CD durante las vacaciones.

Pero mi contacto con Beyoncé, por el momento, no fue más allá de aquel hit veraniego. Tras varios años habiéndole perdido la pista, fue gracias a recomendaciones cuando poco a poco empecé a interesarme por esta cantante, tanto es así que a día de hoy intento mantenerme al día sobre sus novedades, tanto de su vida profesional como personal.

Es lógico que se la califique como una mujer diez, realmente lo es. Por mi parte no tengo más que comparar cómo la veía al principio y cómo la veo ahora, eso es evolución. Si antes la definía como cantante ahora ese término se me queda pequeño al pensar en ella como empresaria, modelo, actriz, productora...y lo mejor, super mamá.

A mi manera de ver, esta mujer es un claro ejemplo de trabajo y superación. Ella misma admite ser lo que en inglés se denomina "workaholic", una adicta al trabajo en toda regla. Y esto se nota, se nota viendo cualquiera de sus de sus actuaciones en directo donde la combinación de voz y coreografía rozan (o más bien alcanzan) la perfección. Por no hablar del tipo de canon de belleza que nos propone, saliéndose con sus curvas de la más que impuesta talla 36 que se supone que todas tenemos que tener para estar estupendas.

Mapa Collage con distintas imágenes de Beyoncé Photoshoot Beyoncé and Blue Ivy Beyoncé

Dejándose influenciar por los grandes como Michael Jackson, Tina Turner, Anita Baker, Prince o Whitney Houston, la música de Beyoncé ha servido y sirve de inspiración a millones de personas en todo el mundo llegando sobre todo al género femenino. Algo que, según ella, busca a través de letras de canciones tan significativas para nosotras como "If I were a boy", "Single ladies" o "Run the world".

Pero es que además su talento no queda se queda ahí ya que recientemente la cantante ha participado junto a Frida Giannini y Salma Hayek en "Chime for change", una campaña impulsada por la firma de moda Gucci en la que se busca recaudar fondos para ayudar a impulsar proyectos llevados a cabo por niñas y mujeres. Y es que si hablamos de ayudar Beyoncé no se queda para nada atrás, otro ejemplo fue su apuesta por la solidaridad a través de su colaboración en el Día Mundial de la Ayuda Humanitaria prestando su voz y su tema "I was here" para inspirar a las personas de todo el mundo a hacer algo bueno por los más necesitados.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada