domingo, 9 de junio de 2013

Menos es más

Hace poco se casó una de mis actrices favoritas, Keira Knightley. Son muchos los famosos que han decidido tener ceremonias sencillas y privadas, huyendo de la típica boda mediática estilo hollywoodiense. A mí la de esta actriz me ha llamado la atención para bien. ¿La localización? Un pequeño pueblo al sur de Francia. ¿Los invitados? Once. ¿Y el coche nupcial? Un Renault Clio plateado. Pero lo más interesante, en mi opinión, fue el look que llevó ella. Keira tiró de fondo de armario escogiendo un sencillo vestido palabra de honor firmado por Lagerfeld junto con una chaqueta de tweed, también de Chanel que combinó con unas bailarinas color crema y corona de flores.

Keira Knightley y James Righton caminando hacia la entrada del ayuntamiento.

Nada de excesos, nada de por todo lo alto y, la verdad, acertó de pleno. Por mucho que los medios se afanasen en señalar que el vestido ya lo había usado, el look que escogió la actriz fue de lo más acorde al tipo de boda que la pareja había decidido tener, acorde a su personalidad. Una personalidad que ha quedado clara al escoger Chanel en un día tan importante, lo que resulta bastante significativo teniendo en cuenta algo que fue clave en el día a día de mademoiselle Coco, algo que sin duda ha quedado para la posteridad: menos es más.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada